¿Qué beneficios tiene la lectura en la tercera edad?

Todos sabemos que mantener la mente activa es fundamental para conservar las funciones intelectuales. Pero, ¿por qué es importante fomentar la lectura en adultos mayores?

La lectura es una de las principales formas para mantener el cerebro joven y activo. Uno de los principales efectos de la lectura es el de estimular la neurogénesis, es decir, el nacimiento de neuronas nuevas, algo que sucede no solo en los primeros años sino a lo largo de toda la vida.

Entonces, mantener la mente activa es fundamental para conservar las funciones intelectuales en la tercera edad. Leer es una forma de proteger el bienestar mental de las personas adultas mayores.

¿Qué beneficios conlleva?

1. Mejora el rendimiento cognitivo

Las personas “con nivel de lectura bajo muestran un rendimiento cognitivo general inferior, disminución en la velocidad de procesamiento y déficits ejecutivos”. A esa conclusión llegó una investigación realizada por científicos de Perú, con participación de la Universidad Complutense de Madrid.

La reserva cognitiva, añade el texto, es “la mejor baza que tiene el cerebro para protegerse del declinar cognitivo que acarrea el paso del tiempo o sobrevenido por una enfermedad degenerativa”. Es algo que se desarrolla a lo largo de toda la vida y que después de los 65 años se continúa reforzando. La lectura es, para tal fin, una herramienta vital.

2. Reduce el riesgo de padecer Alzhéimer y demencia

Un estudio publicado en 2018 comprobó que las personas mayores de 65 años que leen a diario presentan un riesgo menor de padecer Alzhéimer y demencia, o al menos contribuyen a retrasar su aparición.  A su vez, debe estar acompañado de ejercicio físico, una dieta equilibrada y no fumar.

3. Reduce el estrés y mejora la salud mental

La lectura reduce el estrés más rápido y con mayor eficacia que otros métodos de relajación, como escuchar música o beber una taza de té u otra infusión. Esa fue la conclusión a la que arribó un estudio realizado por expertos de la Universidad de Sussex, en el Reino Unido.

Además, leer o escuchar una lectura -como sucede en el caso de los audiolibros– produce “una mejora significativa” en adultos mayores con problemas que pueden ir de ansiedad y depresión a distintas fobias, trastorno obsesivo compulsivo, psicosis e ideaciones paranoides.

4. Combate la sensación de soledad

La soledad no deseada es un problema cada vez más común, afecta a un tercio de la población,y es más común entre los adultos mayores.

Aunque, numerosos estudios han demostrado que las personas que leen por placer se sienten mucho menos solas que aquellas que no leen.

Las lecturas colectivas también permiten reforzar algunos de los ya citados beneficios, como el de la memoria. Es más fácil que recordemos un libro o una película si se hace en compañía.

5. Ayuda a dormir mejor

Un último beneficio que, en realidad, muchos conocemos por experiencia propia: leer ayuda a conciliar el sueño. Así lo señalan los expertos de la Clínica Mayo, de Estados Unidos.

La ayuda de la lectura para quedarse dormido puede ser de especial valor para los adultos mayores, ya que dormir nos cuesta más a medida que envejecemos.

 

En La casa de Mis Padres fomentamos la lectura y la recreación. A su vez, recordamos que los adultos mayores deben seguir ciertas recomendaciones para hacerlo, como aprovechar las horas del día con más luz, apostar por los libros de letra grande para no cansar la vista y hacerlo en un lugar cómodo y tranquilo que les permita concentrarse.