Con la edad la piel se hace más fina, pierde grasa y aparecen manchas y arrugas. La dermis además de grosor pierde elasticidad, volviéndose más sensible ante los agentes externos. ¿Cómo podemos cuidarla?